Si el siguiente paso en un proceso selectivo es una entrevista en inglés, no te preocupes. Te traemos una serie de pautas para que puedas superar este reto.

Hoy en día, mucha gente joven o recién graduada – los llamados millenials – intentan buscar una oportunidad profesional en el extranjero, bien sea por la dificultad para abrirse un hueco en el mercado de trabajo español, o bien para mejorar su nivel de inglés, el idioma universal que nos permite comunicarnos con el mundo y acceder a un mayor número de ofertas laborales.

Pero también son cada vez más las empresas que solicitan el inglés para trabajar en nuestro país, y para evaluarlo deciden muchas veces además de realizar una prueba escrita o un test, hacer una entrevista en inglés, que les permita comprobar la destreza y comprensión oral del candidato en este idioma.

Por ello, en Gi Group te ofrecemos unos consejos básicos para prepararte una entrevista en inglés:

Al igual que ocurre con las entrevistas en tu idioma, la preparación anterior es crucial. Tenemos que anticiparnos y tener en cuenta posibles preguntas que se nos puedan realizar.

Algunas de ellas pueden estar relacionadas con nosotros como por ejemplo “Tell me about yourself” (Cuéntame sobre ti) o “What are your strengths/weaknesses?” (¿Cuáles son tus fortalezas/debilidades?). En este caso no debes expandirte mucho en datos irrelevantes, sino que te conviene hablar un poco de tu persona por un lado y de tus puntos a favor en cuanto a formación o experiencia profesional por otro. Es el momento de exponer aquello que te hace el candidato idóneo para el puesto.

Otras cuestiones que se suelen preguntar son; “Why are you interested in this job?” (¿Porqué estás interesado en este puesto?), o “What do you know about this company?” (¿Qué sabes de esta empresa?), con ellas el entrevistador pretende conocer si estamos realmente interesados en el puesto que nos ofrece, momento perfecto para demostrarles que hemos investigado en internet sobre la compañía y hacerles ver el interés que tenemos en esa posición.

Controlar los nervios es muy importante. Es normal que ante una situación de este tipo el estrés juegue malas pasadas, así que respirar y dejar que fluyan las palabras demostrará seguridad. No hay que preocuparse por los pequeños fallos gramaticales, sino continuar con la máxima naturalidad y hacernos entender, sin atascarnos. Además, te recomendamos utilizar algunas expresiones como “So, I was saying…” (Como iba diciendo…), o “As I mentioned earlier…” (Como comentaba antes…) que puedes usar como coletillas mientras te tomas tu tiempo para pensar en la próxima frase que vas a decir, en lugar de el típico “Eh….” que puede jugar en nuestra contra.

Si la entrevista es para trabajar en el extranjero, probablemente también nos pregunten por qué deseamos ir a vivir a otro país. Podemos aprovechar esta pregunta para decir que deseamos crecer y aprender en un ambiente diferente al nuestro para conseguir un perfil multicultural y fácilmente adaptable a entornos variados.

Cuando llegue el momento de hacer preguntas, al final, no está de más mostrar tu agradecimiento, y preguntar además por los próximos pasos (Thank you for your time, now that I’ve learned something else, I’m more interested on this job. When will I be hearing from you again? What is the next step?). De esta manera dejamos constancia de nuestro interés, y una buena sensación en el entrevistador.

Te hemos ofrecido ya diversos consejos, pero el más importante viene ahora. Piensa bien qué y cómo podrías responder cada pregunta que prepares, pero no memorices nunca las respuestas. Normalmente cuando las respuestas están memorizadas se pierde mucha naturalidad en las mismas y el entrevistador probablemente procure hacerte alguna pregunta menos típica para evaluar tu nivel real. Lo que sí has de memorizar es el vocabulario del sector que no conoces y que crees que sería importante aportar para poder expresar con claridad tus respuestas.

Si además necesitas un pequeño empujón existen simuladores de entrevistas como My Interview Simulator que aportan algo de luz en lo que corresponde a las fases de la entrevista o sobre posibles cuestiones en una entrevista en inglés.

Una vez acabada también podríamos enviar un email agradeciendo la oportunidad una vez más, y preguntar si hay algún tipo de información que deseen de ti además de lo que hayas aportado. Y ya solo queda esperar a la respuesta, con este pequeño guion esperamos que consigas una segunda llamada para continuar en el proceso.

Comparte