Llevas tiempo trabajando en la empresa, consideras que eres merecedor de un aumento de sueldo, pero no sabes cómo tienes que enfrentarte a ese momento para salir airoso y no fracasar en el intento. En Gi Group queremos darte unos consejos que te ayudarán a la hora de conseguir tan ansiado objetivo.

Uno de los aspectos más motivadores en el trabajo es nuestro sueldo, ya que si nos sentimos valorados y consideramos que tenemos un salario justo, trabajaremos mucho mejor y nuestro rendimiento será mayor. De ahí que, llegado el momento, es posible que creamos que somos merecedores de una subida salarial acorde con nuestra implicación y nuestro trabajo en la compañía.

Pedir un aumento de sueldo es, para muchos, un momento difícil de afrontar ya que surgen multitud de dudas y de preguntas. Si es este tu caso, ¡tranquilo!, en Gi Group queremos darte unos consejos que harán que ese momento sea mucho más sencillo.

En primer lugar es importante que encontremos el momento adecuado para pedir dicho aumento, ya que no es muy conveniente pedir mayor retribución salarial si la situación de la empresa no está pasando su mejor momento. A partir de aquí, y siendo conscientes de esta primera premisa, podemos tener en cuenta los siguientes aspectos.

  • Haz un pequeño estudio de mercado y averigua el salario medio de tu puesto en empresas de la competencia. Es muy importante que sea en compañías del mismo sector, ya que es lo que dará fiabilidad a tu argumento.
  • De la misma manera, demuestra que la empresa está dando beneficios y que tu solicitud de aumento de sueldo no es un capricho, sino que está condicionado por tu trabajo y por tu nivel de productividad en la compañía.
  • Decide la cantidad qué vas a pedir en el aumento. Aquí hay que ser conscientes de que si pides poco, es posible que te lo concedan sin objeción pero no podrás pedir un nuevo aumento hasta dentro de un tiempo. Por el contrario, si pides demasiado, puede que lo consideren excesivo y te cueste justificarlo. Nuestra recomendación es que solicites un aumento que consideres justo.
  • Encuentra el momento adecuado, sin prisas y cuando tu jefe se encuentre en disposición de atenderte. Además, no olvides de cuidar tus formas, de ser realista y de plantear tus argumentos de manera clara y precisa.
  • Si tienes una oferta con alguna empresa de la competencia, puedes aprovecharla para forzar el aumento salarial. Si consideras que de verdad eres un activo importante para tu compañía y ya has sido tanteado por otros, puedes hacerlo saber con el objetivo de que el responsable de aceptar la subida sea más receptivo a tomar una decisión favorable.

Si después de todo esto, la respuesta no es de tu agrado y te deniegan el aumento de sueldo, ¡no desesperes!, ya que hay multitud de causas ajenas a tu trabajo que pueden provocar que tu propuesta sea rechazada. Lo importante es que averigües los motivos, que la empresa conozca tu compromiso e implicación y que fijes las objetivos a conseguir para que en la siguiente ocasión, no haya nada que se interponga en tu camino.

Comparte