Todos, en mayor o menos medida, nos exponemos en nuestra rutina diaria al astro rey en estos meses de verano. Gi Well te ofrece este mes consejos para asegurarte la protección solar 

¿Sabías que hay que usar protección solar aunque no estemos en la playa o en la piscina? ¡A veces para ir a trabajar también será necesario! Según la última Encuesta Nacional de Condiciones de Trabajo el 11% de los empleados en nuestro país trabaja la mayor parte de su jornada a la intemperie. Además, son muchas otras las actividades empresariales que requieren tareas que han de realizarse en la calle o en el coche. Sin embargo, muchos de nosotros no somos conscientes del daño que los rayos ultravioletas ejercen en nuestra piel, en nuestros ojos y hasta en nuestro sistema inmunitario y no tomamos las medidas de protección solar adecuadas.

Aunque el sol es fundamental para el ser humano, ya que nos ayuda a sintetizar la vitamina D y juega una parte fundamental para el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo desempeñando otras funciones biológicas y psicológicas; el exceso de sol sin la correcta protección, puede tener consecuencias muy perjudiciales para nuestra salud.

Este mes en Gi Well os queremos dar unos consejos para que disfrutéis de trabajar al sol con tranquilidad y siempre protegidos; prestando especial atención a las personas con la piel y los ojos muy claros, así como a todas aquellas personas que tengan antecedentes de cáncer de piel.

¿Qué hay que hacer para evitar los efectos perjudiciales del sol?

  • Aplicarse el protector solar al menos 30 minutos antes de la exposición al sol, esperando a que se absorba todo el producto antes de vestirse. El FPS recomendable es el de 50 +. Además, si trabajas la jornada laboral completa en el exterior aplica el bloqueador solar al menos 2 veces durante las 8 horas, antes y durante el trabajo al aire libre.
  • Si tu exposición al sol se produce cuando vas en un vehículo…¡no te confíes! La mayoría de los vidrios utilizados en los coches protegen de la radiación UVB, pero no de los rayos UVA. Es por ello que debes usar también protección solar en las zonas de exposición.
  • No te olvides de contar también con un cacao protector para tus labios.
  • Ropa adecuada. Es un método muy útil para prevenir la sobreexposición. La composición del tejido, el tipo de trama o el color pueden influir en cómo nos afectan los rayos de sol. Se recomienda usar camisas de manga larga y pantalón largo. La ropa blanca ofrece menor resistencia al paso de los rayos ultravioletas.
  • Cuando vayas a estar expuesto al sol es recomendable usar gafas de sol y sombrero, que ayuden a evitar que los rayos ultravioletas nos afecten de manera directa. Los ojos sufren mucho con el sol, llegando éste a provocar importantes daños oculares. Por ello es importante que las gafas de sol elegidas garanticen el nivel de protección adecuado.
  • Evitar exponerse al sol en las horas centrales del día, ya que son las más perjudiciales, planificando el trabajo de interior en esta franja horaria.
  • Si tienes que trabajar en la calle, procura planificar el trabajo de manera que estés el máximo de tiempo posible a la sombra.

Esperamos que pongáis en práctica estos consejos para que disfrutéis de los beneficios del sol con total seguridad y tranquilidad. ¡Buen verano y felices vacaciones!.

Comparte