El incremento de la productividad y la eficacia de los empleados, está estrechamente ligado con el ambiente que se respira en el trabajo. De ahí que este mes en Gi Well demos unas claves que favorezcan esa armonía y tranquilidad en el entorno laboral.

Con el paso de los años, las empresas se han dado cuenta de la necesidad de reinventarse favoreciendo que sus trabajadores se sientan cómodos en un entorno relajado y agradable; ya que se ha demostrado que así, su productividad aumenta y por lo tanto, también lo hacen los ingresos de la propia empresa.

Para conseguir ese clima laboral que beneficie a todos, trabajadores y empresa ha de poner ambos de su parte con medidas como:

  • Si tienes esa libertad en tu empresa, opta por colocar el mobiliario de tal forma que puedas estar sentado mirando de frente a alguno de tus compañeros. De esta manera se favorece la interacción y la integración de los equipos.
  • Procura hablar con tus compañeros de temas diferentes al trabajo y tener pequeños momentos de desconexión en la oficina (durante la comida, tomando un pequeño aperitivo o café a media mañana…). Además de vez en cuando procura apuntarte a planes que puedan surgir fuera del entorno laboral como afterworks o torneos de fútbol.
  • Si en tu empresa lo permiten, elegid un hilo musical para amenizaros el entorno de trabajo. Esta medida ayuda a establecer una buena relación entre los trabajadores, y evita que, de manera independiente, cada uno escuche su propia música con auriculares.
  • Dependiendo cuál sea tu trabajo, puede ser buena idea contar con un tablón donde además de colgar documentación relacionada únicamente con el empleo pueda utilizarse para otras cosas (escribir mensajes de motivación, colcoar fotos de la última cena de la empresa, apuntar cosas positivas que han ocurrido durante ese día…) Una idea sencilla que además puede llegar a ser muy divertida. Eso sí, siempre con el máximo respeto y educación.
  • Busca un espacio en tu oficina para relajarte. Si no existe ningún lugar acondicionado para ello en tu empresa, procura salir aunque sea cinco minutos a la calle a tomar aire y despejar la mente, dado que puede ser de gran ayuda en los momentos donde el estrés hace su aparición. Recuerda que por prevención de riesgos laborales se recomienda hacer pequeñas pausas tanto físicas como visuales a lo largo de tu jornada laboral.
  • Contagia tu energía positiva. Normalmente tenemos que trabajar con compañeros que no siempre piensan o actúan como nosotros. Es importante, sobre todo en momentos de estrés, apoyar y motivar a aquellos compañeros a los que les cuesta más afrontar ciertas situaciones, en lugar de dejarnos arrastrar nosotros por su negatividad.
  • Compartir es vivir. Estableced con la periodicidad que sea posible un día a donde se haga algo especial, o llevad cosas para compartir entre compañeros. Es otra de las iniciativas que se pueden implementar para conseguir un ambiente positivo en el trabajo. Por ejemplo, en Gi Group invitamos a nuestros equipos todos los meses a un desayuno, coincidiendo con el cierre mensual, para que se sientan motivados al afrontar jornadas de más estrés y carga de trabajo.

Normalmente son muchas las horas que pasamos en nuestro lugar de trabajo, más incluso que en nuestra propia casa. Por ello es fundamental que tanto empresas como trabajadores pongan todo de su parte para generar un buen clima laboral.

Comparte