Conversaciones entre compañeros, teléfonos que no dejan de sonar, el ruido del teclado o las alertas de los correos electrónicos entrantes; son situaciones con las que convivimos diariamente y que pueden provocar un alto nivel de estrés. Según estudios recientes, el exceso de ruido en la oficina es uno de los factores que provoca más ansiedad a los trabajadores, en concreto a un 29%. Este mes en Gi Well queremos incidir en la necesidad de reducir el ruido en el espacio de trabajo.

A lo largo del día, invertimos muchas horas de nuestro tiempo en el trabajo, donde nos encontramos expuestos a multitud de sonidos que terminan por provocar ansiedad, estrés y falta de concentración. Aunque es un problema que se ha sufrido siempre, es ahora cuando, con la aparición de los móviles y de las nuevas formas del trabajo, el ruido en la oficina se ha incrementado en gran medida provocando desasosiego y frustración entre los trabajadores.

De manera generalizada, se estima que el nivel de ruido en la oficina no debe superar los 55 decibelios, siendo el nivel óptimo entre 30 y 40 para evitar que el trabajador pueda sufrir estrés, ansiedad, alteraciones del sueño o problemas digestivos; entre otros trastornos.

Por todo ello, es de vital importancia para las empresas el conseguir un espacio donde el nivel de ruido se reduzca al máximo, ya que conseguirán tanto incrementar el bienestar del trabajador como aumentar su nivel de concentración y de productividad.

Para conseguirlo, hay distintas soluciones que se pueden implementar de cara a conseguir un ambiente más tranquilo y relajado. Entre las posibles soluciones encontramos las siguientes:

  • Usar materiales aislantes en las paredes, lo que evitaría que el ruido se escuchara entre despachos.
  • Distribuir los muebles de manera correcta y utilizar alfombras o tapizados, pueden ayudar a reducir el nivel de ruido.
  • Separar a los trabajadores que provoquen más ruido de los que necesiten más concentración es otra de las medidas que se pueden tomar para conseguir un ambiente tranquilo.
  • Colocar las fotocopiadoras e impresoras en un lugar alejado.
  • Si es posible, contar con una sala tranquila ayudará a los trabajadores a encontrar el descanso necesario para concentrarse y trabajar a pleno rendimiento.

Optimizar el espacio disponible en la oficina y buscar la colaboración de todos en cuanto al nivel de ruido en la misma, ayudará a conseguir un lugar de trabajo más relajado, cómodo y agradable.

Comparte