Nos pasamos gran parte del día en nuestra jornada laboral, por lo que nuestra hidratación influye en bastante medida en la calidad de nuestro trabajo. El Instituto de Investigación Agua y Salud asegura que la falta de hidratación, que en muchas ocasiones puede pasar inadvertida, puede ser la causante de algunas de las sensaciones con las que nos encontramos en nuestro día a día: dolores de cabeza, sensación de cansancio, sequedad en la piel, falta de concentración, sensación de debilidad…

Existen muchas actividades laborales que exigen un gran esfuerzo y que en muchas ocasiones se desarrollan en condiciones ambientales duras y extremas. Trabajadores de algunos sectores como la construcción, el medio agrario, la siderurgia, la pesca, o el sector transportes deben cuidar especialmente su hidratación para evitar cualquiera de estos síntomas, y más ahora que ha llegado el calor. El resto, debemos cuidar también nuestros hábitos, porque tampoco estamos exentos.

¿Cómo conseguir estar correctamente hidratado?

  • Las necesidades hídricas difieren de las características  de cada persona (sexo, peso, edad…) por un lado y del el tipo de trabajo que se realiza por otro. Además influyen también la temperatura y la humedad relativa del entorno laboral y personal.
  • Como media, la cantidad recomendable de ingesta de agua es de 2 litros/ 2,5 litros al día, que es aproximadamente equivalente a unos 8/10 vasos de agua.
  • No es equiparable el consumir esta cantidad de agua con consumir cualquier otro líquido, principalmente bebidas carbonatadas, edulcoradas o alcohólicas.
  • La principal fuente de hidratación es el agua rica en sales minerales. Lo ideal para conseguir la máxima hidratación es que esté a una temperatura moderada, ni demasiado caliente ni muy fría.
  • Las frutas y verduras contienen gran cantidad de agua, por lo que son una opción adecuada para mantener la hidratación.
  • Beber agua al despertarnos nos ayuda a reponer los líquidos perdidos en la noche, mientras que beber agua antes de ir a dormir ayuda a nuestros riñones a procesar las toxinas y desechos del organismo acumulados a lo largo del día.
  • ¡Ojo! No esperes a tener sed para beber agua. Procura tener cerca una botella de agua mineral natural para ir bebiendo poco a poco e hidratarte así de forma sana y natural a lo largo de toda tu jornada laboral.

Como ves, el agua es muy importante en nuestras vidas. Por lo tanto, además de los consejos explicados anteriormente relacionados con la hidratación recuerda uno último: tomar agua nos da vida y tomar conciencia nos dará agua. ¡No la malgastes!

Comparte