Desde hace algún tiempo estamos viviendo momentos complicados en España para encontrar trabajo, por ello la mayoría de nuestros talentos, sobre todo los jóvenes y aquellos otros que se aventuran, deciden probar suerte y trabajar en el extranjero, cruzando barreras de lenguaje y cultura. Desde aquí, os vamos a dar unos pequeños consejos para adaptar vuestros CV a los países extranjeros más demandados.

En primer lugar, unos pequeños consejos en líneas generales. Debemos tener en cuenta que bajo ningún concepto debemos organizar nuestro CV a partir de una plantilla, sino que hay que adaptarlo al modelo estándar del país al que deseemos ofertarnos. Un error muy común es traducir el que tenemos en español directamente, cuando en realidad la mejor opción es redactarlo de cero en el idioma del país de destino.

Como podemos intuir, es muy importante tener una buena base en lo que respecta a este otro lenguaje, por lo que escribir las convalidaciones de nuestra formación profesional en nuestro destino es algo que lo demuestra. Pero si no hay, o no sabemos cómo se dice, lo mejor es ponerlo en nuestra lengua señalando el equivalente en la otra.

Si hemos estudiado en el extranjero o desempeñado alguna labor profesional siempre debemos añadirlo, ya que señala que hemos vivido esta misma experiencia en otro momento, y darle también una breve puntuación.

Una vez sabido esto, os indicamos como adaptar vuestro CV en el extranjero, según el país al que os queráis dirigir:

  1. Reino Unido y Estados Unidos.

En los países sajones debemos tener muy en cuenta el tema de la fotografía y datos personales ya que se utiliza el modelo “ciego”, prescindiendo de información que pueda discriminar al candidato por su apariencia o edad. Siempre debemos añadir un apartado donde nos vendamos y añadir el motivo por el que queremos el empleo denominado “personal statement”, además, tener en cuenta que la parte más relevante es la experiencia laboral que hayamos tenido. Siempre están buscando perfiles concretos por lo que las aficiones son relevantes, pero con cuidado, ya que presentar más de una página se considera poco profesional.

2. Francia

Es el país en el que la forma más habitual de conseguir empleo es mediante las redes sociales por lo que actualizar las nuestras es conveniente. Es muy importante estar disponibles u operativos de forma inmediata y la forma del CV no difiere mucho de la nuestra, podemos añadir fotografía si lo deseamos, aunque no es relevante. Lo que sí es importante es la formación extra que se haya experimentado, como cursillos o talleres, además de la experiencia laboral, que, debido a que siempre se piden referencias, debe estar detallada.

3.Alemania

Aquí la fotografía es de obligación, y la extensión puede ser de hasta tres páginas. Es habitual presentar lo que se llama “Bewerbung”, una carta de presentación donde figuren nuestros intereses y aficiones, junto con el CV. Además, se prefiere que esté redactado a mano y que los datos se organicen de forma cronológica.

De haber un espacio en blanco en nuestra experiencia o formación añadir siempre la razón y acreditar todos nuestros logros o idiomas con títulos oficiales y certificados de empleo de donde se haya estado. Algo importante que no debemos olvidar es firmar al final y realizar preguntas en la entrevista sobre las condiciones económicas o la empresa y su situación financiera.

4.Rusia

Este lugar es de difícil acceso, especialmente por el permiso de residencia ya que tarda meses en ser emitido y el proceso es tedioso y largo. El modelo de currículum no es diferente al de España, pero aquí uno de los apartados más importantes sorprendentemente es el de formación académica.

El lugar en el que hemos estudiado y nuestras calificaciones, sobre todo, son lo más relevante. Presentar además cartas de recomendación es casi obligatorio ya que eso dirá mucho de nosotros.

  1. China

Para trabajar en China suele ser importante hablar el idioma local, algo que pocos españoles conseguimos, de hecho, la mayoría de los extranjeros viviendo en este país suelen venir contratados desde su país de origen.

En cuanto al modelo de currículum, tiene algunas casuísticas particulares. Por ejemplo, debes incluir además de una foto profesional, tu estado civil y el grupo étnico al que perteneces. En el caso por ejemplo de los españoles podemos optar por indicar “blanco” o “latino”. No podemos además olvidarnos de incluir una carta motivacional.

  1. Japón

En los últimos tiempos ha crecido considerablemente el número de ciudadanos extranjeros  que se han decidido a intentar trabajar en Japón. Pero antes de lanzarte a la aventura tendrás que tener en cuenta algunos consejos.

Como pasaba en el caso de china, el idioma es muy importante. Si no sabes japonés al menos necesitarás un nivel de inglés medio/alto. De hecho tu currículum es recomendable que esté en japonés. Pero antes de enviar tu currículum a una empresa en Japón, lo primero que tienes que conseguir es una plantilla que se adecue al tipo de trabajo que buscas. Allí se compran en papelerías y luego se rellenan, siempre a mano. Desde España puedes intentar descargarte alguna online. Estas plantillas tienen un adhesivo para colocar tu fotografía y a continuación debes rellenar dicha plantilla con todos los datos que te solicitan. Algunos curiosos para nosotros, como el estado civil, si tienes hijos, o cuanta distancia hay desde tu casa hasta la empresa.

  1. Chile

Chile ha crecido económicamente de forma considerable en los últimos años, lo que junto con la ventaja de compartir el idioma ha llevado a muchos españoles a buscar trabajo en este país andino. Los criterios de selección en este país suelen ser similares a los de España, cobrando el dominio del inglés cada día de mayor importancia. La forma del CV en Chile no difiere mucho de la nuestra, aunque tienes que vigilar que no se extienda más de una página. Además, al final de tu CV, puedes incluir aptitudes no profesionales que definan tu personalidad y le permitan al lector conocerte en otro aspecto.

Comparte