El gobierno ha aprobado esta semana la ampliación del permiso de paternidad de dos a cuatro semanas, y a un mes en caso de adopción o acogida. Esta prestación, que sin duda representa un paso al frente en materia de conciliación, entrará en vigor a partir del 1 de enero de 2017.

Para solicitarlo, tan solo es necesario estar afiliado y dado de alta en la Seguridad Social, además de tener cubierto un periodo de cotización de 180 días dentro de los siete años inmediatamente anteriores a la fecha de inicio del periodo de suspensión o del permiso. Como alternativa, se deberá contar con 360 días cotizados a lo largo de la vida laboral del trabajador en cuestión, con anterioridad a dicha fecha.

La página de la Seguridad Social cuenta con un apartado donde se explican todos los detalles específicos de la prestación, y desde la cuál puedes descargarte los formularios de solicitud de cumplimentariedad  obligatoria.

Con esta medida, España junto con su vecina Portugal se sitúa entre los países con mayor periodo de baja paternal retribuida al 100%. En otros países, aunque se faciliten más semanas de permiso, los padres solicitantes tienen que renunciar a parte de su sueldo.

En los nueve primeros meses del año, en nuestro país, 184.093 padres han disfrutado de su correspondiente permiso de paternidad (el 2,5 % más que el mismo periodo de 2015) lo que supone el cobro durante un periodo de 15 días, de una cuantía equivalente al cien por cien de la base reguladora de la prestación de incapacidad temporal derivada de contingencias comunes.

Además de conciliación, este consenso viene a confirmar la necesidad de aumentar las políticas de conciliación, para mejorar las tasas de natalidad en España y la inserción de la mujer en el mercado laboral, lo que sin duda puede incidir en la mejora del agujero del sistema de pensiones que sufre nuestro país.

 

Comparte