Ser madre, cuidar de un familiar, una baja médica o verse afectado por un despido; son algunas de las circunstancias que pueden provocar que pasemos una temporada fuera del mercado laboral. Si nos encontramos en esta situación y tenemos que enfrentarnos a una entrevista de trabajo, podemos tener en cuenta una serie de consejos que nos ayudarán a la hora de dar la vuelta a una situación que a priori puede llegar a perjudicarnos.

A lo largo de nuestra vida laboral, podemos encontrarnos con situaciones que provoquen “huecos” en nuestro curriculum. Si este es nuestro caso, lo primero que hay que pensar es que si nos vamos a enfrentar a una entrevista de trabajo es porque previamente han valorado positivamente nuestro curriculum; de ahí que la motivación y la seguridad a la hora de sentarnos frente a nuestro reclutador se convierta en un requisito fundamental.

Además, hay que tener muy claro que la mentira está totalmente prohibida en las entrevistas de trabajo, ya que pueden desenmascararnos rápidamente y habremos perdido la oportunidad de conseguir el empleo para el que estamos aplicando. Por lo contrario, debemos ser capaces de contrarrestar esos vacíos en el curriculum con nuestras habilidades y nuestra experiencia.

A partir de aquí, podemos tener en cuenta algunos consejos que harán que un período de inactividad no se convierta en un problema para ser el candidato perfecto. Algunas de las cosas que podemos poner en práctica serían:

  • Ve preparado y no pienses que el reclutador lo va a obviar durante la entrevista. Si has preparado una carta de presentación, puede ser un buen momento para detallar el por qué de ese período sin trabajar.
  • Recalca que fue por voluntad propia y como consecuencia de querer aprovechar el tiempo para formarte o para realizar actividades que aportan un valor añadido a tu curriculum.
  • Muestra muchas ganas de reincorporarte al mercado laboral y demuestra interés por la empresa, destacando las cualidades que más puedan aportar a la compañía o preguntando sobre la misma con preguntas relevantes.
  • Redacta tu curriculum detallando los trabajos por años, sin detallar los meses. Eso ayudará a la hora de disimular los “huecos” existentes.

Otro de los consejos importantes es procurar durante esos periodos de inactividad laboral no alejarse completamente del entorno profesional y estar siempre proactivo bien sea mediante formación, preparación de oposiciones, planes de emprendimiento… y poder así manifestarlo al entrevistador.

En definitiva, lo más importante es demostrar que se tienen ganas de comenzar una etapa nueva con confianza y con seguridad, además de incidir durante la entrevista que somos el candidato perfecto, dejando claro que tenemos las cualidades necesarias para desempeñar el trabajo con solvencia y eficacia.

Comparte