Son fechas especiales y en el calendario hay señaladas en rojo algunas de ellas, entre otras la esperada para unos y famosa para otros, comida o cena de Navidad de la empresa.

Los cafés o cañas con algunos compañeros con los que se ha hecho amistad y que adornan las semanas durante el año, pasan a un segundo plano y la empresa en su conjunto ofrece al trabajador la posibilidad de hacer equipo mediante un convite.

La gran pregunta… ¿qué me pongo?

Para algunos será la primera vez, mientras que otros son ya veteranos en estos ágapes. Pero siempre surge la misma duda. ¿Cómo acudir vestidos?

El smart casual que impera hoy día cobra de nuevo importancia en un acto así. Sobriedad, sencillez, comodidad y saber estar. Normas básicas para pasar desapercibido ya que nadie quiere ser centro de atención.

En lo que se refiere a ellos, las corbatas quedan para reuniones, jornadas de trabajo u otros eventos y blazers y camisas lisas ganan protagonismo.

Para ellas, las botas altas no suelen estar bien vistas. Se trata de estar cómodas en un restaurante y después salir a tomar algo, por lo que los tacones suele ser la opción más válida, seguida por la comodidad de unas bailarinas. Falda, jeans o vestido… todo depende de los gustos, pero buscando siempre a la par confort y un punto de sofisticación.

¿Cómo comportarme?

Una vez salvado el match ball, pasamos al siguiente punto. Si además de compañeros, están los jefes, ¿cuál debe ser mi comportamiento hacia ellos?

Es un buen día para saltarse alguna barrera y hablar más de dos minutos con nuestros responsables y establecer una relación más fluida y sólida de cara al nuevo año, aunque sin “tomarnos demasiadas confianzas” y obviando el trabajo, ya que es un día para desconectar de la rutina diaria. Hobbies como el cine, la lectura, los viajes, la música, la moda… o el tan típico y recurrente pero fiel aliado, el fútbol. Todo vale para desconectar y darnos a conocer porque dentro de cada trabajador hay un universo de historias que merecen la pena ser contadas.

Pero de entre todos estos consejos, prima uno. Ser positivo, auténtico y con educación y respeto, pasarlo lo mejor posible. Es un día que nos regala la empresa y hay que aprovecharlo.

Comparte