Como parte de una dieta saludable baja en grasas, azúcares y sal, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda consumir más de 400 gramos de frutas y verduras al día, con el objetivo de mantener un buen estado de salud y reducir la posibilidad de padecer distintos tipos de enfermedades no transmisibles. Este mes en Gi Well, vamos a hablar de los múltiples beneficios que tiene el consumo de fruta fresca en el lugar de trabajo.

Llega el momento de hacer un pequeño descanso en el trabajo para comer algo ligero a media mañana o para merendar y gran parte de los trabajadores se dirigen a la típica máquina de vending, para elegir alguno de sus snacks procesados. Esta situación, que era bastante habitual hace unos años, poco a poco ha ido cambiando para dar paso a otras alternativas más saludables.

Actualmente el mercado ofrece múltiples snacks bajo el eslogan de “lights”, sin embargo, que un producto sea bajo en calorías, no siempre significa que no sea perjudicial consumirlo a diario. La opción más natural y saludable para comer entre horas es sin duda la fruta fresca, que además tendrá un impacto positivo en tu trabajo, al suponerte una inyección de vitalidad casi instantánea.

A continuación te enumeramos todos los beneficios que te podrá aportar el consumo habitual de fruta en el trabajo:

  • Mejora el estado de salud en general
  • Reduce los niveles de estrés y mejora la capacidad de concentración
  • Previene la aparición de enfermedades, sobre todo las de índole cardiovascular o las relacionadas con el sistema digestivo
  • Ayuda a combatir la obesidad, la deshidratación y el sedentarismo
  • Favorece el buen clima laboral y fomenta el compañerismo
  • Mejora el rendimiento laboral y por lo tanto la productividad de la empresa

Además, cada vez más empresas están llevando a cabo acciones para promover el consumo de fruta fresca en la oficina, dado que los beneficios también afecta positivamente a la compañía, gracias a una reducción de las tasas de absentismo y bajas por enfermedad de sus empleados o a una mayor motivación e implicación de los trabajadores.

Por todo ello, nuestra recomendación es dejar para ocasiones esporádicas el consumo de alimentos procesados, aunque se anuncien como “saludables”, y para el picoteo entre horas en el trabajo optar por fruta fresca, que puedes que puedes consumir sola, con yogur natural sin azúcar, o con tortitas, barritas o bizcochos, pero siempre de elaboración casera.

Eat fruit, Live longer

Comparte