Con la llegada del nuevo año, a pesar de encontrarnos atravesando aún una dura época en lo que al desempleo se refiere, tenemos que ser positivos y comenzar esta etapa con aires renovados y con nuevos objetivos, no sólo a nivel personal, sino también a nivel profesional:

1.Analiza tu perfil profesional: Es importante conocerse y de vez en cuando pararnos a pensar cuáles son nuestras metas profesionales y si vamos por el buen camino hacia ellas.

Debemos además identificar nuestras habilidades y fortalezas, analizando competencias de valor para nuestro perfil profesional, sin olvidarnos también de detectar nuestros puntos más débiles, procurando reciclarnos a nivel formativo.

2.¿En qué situación se encuentra tu sector?: Una vez claras nuestras metas, hay que evaluar cuál es la situación del mercado, para esclarecer cómo alcanzarlas. El fin de esta tarea no es otro sino el de saber cuáles son los puestos del sector que se encuentran en auge, el tipo de perfiles y competencias que las empresas están demandando, etc.

3.No te olvides del networking: Las redes sociales profesionales como LinkedIn te facilitan la detección de personas referentes y relevantes en el sector, estableciendo contacto gracias a la participación en foros o grupos en los que ellos intervienen.

Darse a conocer con un perfil adecuado y atractivo, no sólo con el recorrido profesional, sino también con nuestras aspiraciones y objetivos, ayudará a que los reclutadores puedan fijarse en nuestra candidatura.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que mantener el contacto con antiguos compañeros de trabajo, compañeros de estudio u otros conocidos pueden abrirnos puertas a nuevas oportunidades profesionales.

4.Utiliza todos los medios disponibles: Además de todo lo comentado anteriormente, consultoras especializadas como Gi Group u otros medios como Ferias de Empleo o Jornadas de Emprendimiento pueden facilitar en gran medida la consecución de nuestros objetivos, usando estos servicios de manera complementaria a todo lo demás.

5.Constancia: El trabajo constante, la dedicación, el compromiso y mantener una actitud positiva son fundamentales para progresar en el ámbito laboral, aunque debemos ser conscientes de que en ocasiones no es un trabajo fácil y tenemos que saber controlar los posibles altibajos que aparezcan en el camino.

Comparte